Líderes del B.C. First Nation establecen pasos para que el primer ministro demuestre su compromiso con la reconciliación

Los miembros principales de una Primera Nación de Columbia Británica enviaron una carta abierta al Primer Ministro Justin Trudeau en la que le solicitan que adquiera un compromiso formal con siete pasos que podría seguir para demostrar que se toma en serio la reconciliación.

La carta abierta llegó un día después que Trudeau visitara su territorio en Kamloops por primera vez desde que se encontraron más de 200 tumbas sin identificar en mayo en la antigua escuela residencial india de Kamloops. Esta fue publicada en el Globe and Mail el martes, 19 de octubre, y allí los 13 jefes de familia, incluido el exjefe de Tk’emlups, Manny Jules, afirmaron que creen que Trudeau no los habría visitado si no fuese por la triste realidad de estas tumbas sin nombre.

Mencionaron que quieren creer la sinceridad de los comentarios del Primer Ministro sobre la importancia de la reconciliación, por lo tanto, lo instan a comprometerse con siete actos reales para agregar acción a sus palabras, entre ellos se incluye la repatriación de los restos de exalumnos encontrados en los terrenos de la antigua institución en Kamloops, la creación de un monumento permanente en el lugar y la construcción de un centro educativo y de curación.

“Las familias querían asegurarse que el público canadiense supiera exactamente lo que le estábamos presentando al Primer Ministro. Esa fue la razón estratégica, llegar al público canadiense y dejar claro desde la perspectiva de las familias que estos son los problemas que queríamos resolver”, dijo Jules en una entrevista el martes explicando el motivo de la carta abierta.

La Oficina del Primer Ministro no respondió directamente a la carta, sino que proporcionó una declaración que detalla la visita de Trudeau a la nación Tk’emlups te Secwepemc el lunes y los comentarios que hizo.

“Necesitamos que las familias puedan llorar y sanar, y para hacer eso, necesitamos apoyarlos en todo lo que podamos”, dijo el comunicado del secretario de prensa Alex Wellstead sobre los comentarios de Trudeau. “Hemos aportado recursos, millones de dólares, y continuaremos trabajando con todas y cada una de las comunidades para asegurarnos que tengan todo lo necesario para hacer lo que necesitan para identificarse, recuperarse, llorar y sanar”.

La carta de los jefes de familia Tk’emlups también pide el control de los impuestos, los derechos y los recursos en sus territorios, el reconocimiento de ese control por parte de los tribunales y el descenso de la bandera canadiense a media asta cada 30 de septiembre “en memoria de las culturas, los idiomas, las infancias y las vidas perdidas que se llevaron las escuelas residenciales”.

Trudeau se disculpó varias veces el lunes por no asistir a eventos en Kamloops para conmemorar el primer Día Nacional de la Verdad y la Reconciliación de Canadá el 30 de septiembre por estar de vacaciones en Tofino, a lo que Casimir respondió que para honrar verdaderamente la fecha del 30 de septiembre y a las familias cuyos hijos no regresaron a casa, las banderas deberían ondear a media asta ese día, a lo que el Primer Ministro estuvo de acuerdo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore